“CIBEREUROPA”

A nadie se le escapa que los incidentes de ciberseguridad pueden llegar a tener un impacto demoledor cuando comprometen servicios y bienes sociales básicos y estratégicos, esenciales para el normal desarrollo de la sociedad. Con el fin de evitar situaciones indeseables a estos niveles y también para garantizar la normalización en la prestación de servicios empresariales que no minen la confianza del consumidor y contribuyan de igual modo a la prosperidad mercantil europea, nace la Network and Information Security (NIS) o Directiva sobre Ciberseguridad. El texto será finalmente aprobado en julio de 2016 y entrará en vigor en agosto. Contará con 21 meses para que los Estados miembros transpongan la normativa a su derecho nacional.

La futura Directiva obliga a los Estados comunitarios a contar con una Estrategia Nacional de Ciberseguridad, como la que ya dispone España desde el año 2013.

La Directiva tiene como finalidad y objetivo establecer medidas encaminadas a obtener un elevado nivel de seguridad común en los Estados de la Unión. El texto se basa en dos cuestiones capitales:

1- Mejorar la respuesta de los Estados ante un ciberataque.

2- Imponer a los estados y a las empresas dedicadas a las TICS el deber de colaborar ante posibles riesgos e incidentes.

Si desde Europa se está impulsando la denominada Agenda Digital, encaminada a ayudar a los ciudadanos y empresas europeas a aprovechar al máximo las tecnologías digitales, no resulta en modo alguno deseable que se produzcan fallos o incidentes de seguridad. Es por ello que se pretende con esta Directiva construir un ciberespacio europeo protegido y seguro, estableciendo estrategias de prevención y respuesta ante perturbaciones y ataques cibernéticos.

La normativa europea requerirá que todos los Estados y las principales empresas presentes en Internet, operadores de infraestructuras, plataformas de correo electrónico, redes sociales, servicios bancarios, sanitarios y de transportes garanticen un entorno digital seguro y fiable.

juan-luis-picado-p
Escrito por Juan Luis Picado
Abogado